Poema número 5

Estar rebosante de deseos
a la manera de estar siempre a punto de estallar

Que se me llenen los ojos
oídos
los labios
de tu ritmo asolador
Tú allá, en Chile, siendo yo desconocida
siendo tú muy cercano a todo lo mío.

Me sobrepasan, a veces, tus versos ruines
La sensibilidad en tu boca,
la seguridad de uno y otro acorde

Aporrear el teclado de este artefacto
-acortador y cuarteador de distancias-
y sentir que hago tu música
que soy tu música
que soy la música
que soy.

Comentarios

Espera desde tu E-mail las nuevas publicaciones